Navantia

Navantia

Los astilleros de la Bahía tienen ante si una nueva etapa de futuro con carga de trabajo garantizada para los próximos cuatros años 

Gracias a las intensas gestiones realizadas por el Gobierno del PP se han cerrado contratos que pueden generar hasta unos 10.000 empleos y beneficiar a 200 empresas

El PP confía que a los encargos ya anunciados de un BAM, un gasero y la plataforma eólica para Iberdrola se unan próximamente nuevos contratos para la Bahía

El PP ha dado un giro de 180 grados a la gestión del PSOE que dejó desierto de carga de trabajo a los astilleros y una Navantia esquilmada

El PP ha sido garantía de mantenimiento de las factorías y de los puestos de trabajo, frente a las etapas del PSOE donde se perdieron más de 6.000 empleos en la industria naval

La reivindicación se centra ahora en que la Comisión Europea que levante el veto a la construcción civil impuesto durante el Gobierno de Zapatero

Los astilleros de la Bahía de Cádiz tienen ante si la mayor etapa de prosperidad de su historia  tras la confirmación de los contratos para un Buque de Acción Marítima, un gasero y la construcción de estructuras eólicas marinas para Iberdrola 

Estos encargos aseguran la carga de trabajo por cuatro años y  llegará a generar en determinados picos hasta 10.000 empleos en la industria auxiliar y beneficios a unas 200 empresas de la zona

Es el punto de inflexión para una nueva para una nueva etapa que se abre y que va a provocar el resurgimiento industrial y del empleo.

Esto ha sido posible gracias al intenso trabajo y compromiso mostrado por el PP de Cádiz y el Gobierno de la Nación con el mantenimiento y futuro de los astilleros de Navantia en la Bahía gaditana. 

Desde un primer momento el PP apostó por resucitar una industria naval condenada a muerte por la gestión del PSOE y se ha cumplido  trabajando desde la prudencia.

El contrato del gasero con 2,5 millones de horas de trabajo, 36 meses y una inversión de 200 millones; el BAM que dará 1,1 millones de horas de trabajos, 30 meses y 166 millones de inversión; el contrato con Iberdrola con 600.000 horas de trabajo, 70 millones de inversión y puntas de hasta 500 empleos; y el contrato de reparaciones con EEUU de 200 millones y 200.000 horas de trabajo, entre otras. 

Además, continua una intensa labor comercial de Navantia con más de 60 acciones comerciales en marcha por todo el mundo, por lo que se confía en nuevos encargos de trabajo para nuestros astilleros.

Se ha dado un giro de 180 grados a la gestión del PSOE que dejó desierto de carga de trabajo a los astilleros y una Navantia esquilmada.

El Gobierno del PP es el verdadero aliado de los trabajadores y astilleros, es quien ha garantizando el mantenimiento de las factorías y de los puestos de trabajo mientras que en las etapas de gobierno socialista se han llevado a cabo repetidas reconversiones en los astilleros que significaron la pérdida de más de 6.000 empleos en la industria naval.

Destaca la diferencia de gestión entre el trabajo constante, serio y prudente del PP frente a los anuncios fallidos y falsas expectativas del PSOE

Los astilleros de Puerto Real y San Fernando en la Bahía de Cádiz no firmaban ningún contrato nuevo desde el año 2006, pese a los más de 15 anuncios de contratos fallidos realizados por dirigentes socialistas. 

Otro paso importante es la diversificación de los trabajos en los astilleros de la Bahía, como lo ha sido la incorporación de la industria internacional de los gaseros, sumado a la industria militar con el BAM y el nuevo contrato con la industria eólica marina 

La petición actual del PP pasa por lograr que la UE levante el veto de construcción civil que tienen los astilleros de la Bahía y que sólo le permite un 20% de carga de trabajo civil, lo que los hace menos competitivos y también limitan la firma de nuevos contratos.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha reclamado a la Unión Europea que se revise el veto que sufren los astilleros de la Bahía ; aunque lamentablemente, el Comisario Europeo de la Competencia, el socialista D. Joaquín Almunia, a los largo de últimos años ha defendido mantener esta medida